Ventajas e inconvenientes de la Anestesia Epidural

Sin comentarios 1698 visitas

Anestesia Epidural o Parto NaturalEvitar toda molestia y dolor durante el parto siempre ha sido el sueño de toda embarazada. Desde hace muchos años, el dolor durante el parto está controlado por la aplicación de la anestesia epidural. Si bien, hay algunos médicos o maternidades que evitan estas técnicas y aconsejan mitigar el dolor a base de alternativas no farmacológicas, la adminsitración de anestesia epidural es hoy día la más segura y eficaz.

Este tipo de anestesia permite a la madre estar consciente durante el nacimiento de su bebé y provoca además una disminución del dolor cuando ésta vasodilata, mejorando también la hiperventilación.

¿Existen riesgos con la anestesia epidural? Partiendo de la base de que nada es seguro al 100%, cabe decir que la administración produce un descenso de la tensión arterial, dolor de cabeza, flojera en extremedidades inferiores e incluso que la sensación dolorosa pueda producirse debido a una analgesia incompleta. Es aquí cuando tú decides si prefieres la epidural o tener un parto natural.

Requisitos para administrar anestesia epidural



Si decides ponerte la epidural debes recordar varias cosas:

  • Está contraindicada si la embarazada tiene algún tipo de infección en la zona donde se va a pinchar.
  • Está contraindicada ante problemas de coagulación que pueda tener la mujer.
  • Está contraindicada si existen lesiones previas de columna
  • No se recomienda en alteraciones del sistema nervioso y está contraindicada en determinadas patologías del sistema nervisoso central.

En el momento de aplicar la anestesia debe existir una dilatación mínima de 4 centímetros y que NO supere los 8 centímetros.Recuerda que el pinchazo se producirá entre la segunda y la tercera vértebra, donde a través de un catéter se administrarán dosis discontínuas de anestesia. Tú deberás indicar la sensación de dolor aunque generalmente a partir de los veinte minutos la anestesia ya ha hecho efecto.

Cuando no se desea la anestesia epidural

¿Qué alternativas tengo si no deseo un parto con anestesia epidural?

Mitigar el dolor ante un parto natural no farmacológico no es una tarea fácil pero existen algunos métodos que ayudan a tener un parto más cómodo y con menos sufrimiento.

  • Rombo de Michaelis:  es una técnica que emplea inyecciones de suero fisiológico. Se adminsitran a la embarazada con pequeñas dosis y a través de una agujas finísimas y son capaces de calmar prolongadamente en el tiempo, unos 60-90 minutos, las molestias lumbares del parto. Como desventaja es que no solucionarán los problemas de dolores abdominales ni perineales.
  • Técnicas de Relajación: Estas técnicas que ayudan a relajar y respirar correctamente favorecen más de lo que se cree a disminuir la tensión muscular y la ansiedad o miedo de la embarazada. Existe otra variante que es a través de la música.
  • TENS: es un método usado en algunos hospitales y clínicas del norte de Europa y que consiste en colocar una serie de electródos en la zona dónde la embarazada tenga más dolor. Los electródos dan pequeños impulsos relajando la tensión dolorosa que suele darse sobretodo en la parte inferior de la espalda.
  • Agua caliente: es uno de los métodos más clásicos que existen en el parto natural y que siempre se han visto en las películas cinematográficas. Usar agua caliente ayuda a relajar, controlar el dolor, disminuye la dilitación y la ansiedad. En muchas personas el concepto de agua queda limitado sólo a los paños húmedos de agua caliente, pero realmente estamos hablando de baños y duchas durante el parto. Ante una dilatación de cuatro centímetros, se puede preparar un baño caliente con una temperatura que no exceda de los 37ºC y que la permanencia no sobrepase de la hora y media.
  • Varias (Masajes, Acupuntura, Autohipnosis, Reflexoterapia).

Deja tu comentario "Ventajas e inconvenientes de la Anestesia Epidural"