Sales de Schüssler para el bebé y sus transtornos

Sales ded Shüssler para BebésCuando nace el bebé existen dos períodos iniciales que toda madre pasa. El primero, de novedad y fascinación, y el segundo, de dudas e interrogantes que nos transmiten ansiedad y preocupación. Es evidente, que desde muy pronto el bebé comienza a sufrir una serie de transtornos que pueden condicionar su infancia. Y es que desde bien pequeños, los bebés están sometidos a virus, bacterias, parásitos y otros agentes nocivos que desencadenan reacciones y respuestas habituales tales como fiebre, dolor, irritación e incluso depresión. Es por ello, que la madre necesita desesperadamente una curación para su bebé rápida.

Antes de definir los transtornos más comúnes a los que nos vamos a enfrentar como madre, sería recomendable explicar en qué consisten las sales de Schüsler. Estas sales minerales se encuentran de forma natural en nuestro organismo (son 12 en total) y suelen ser ingeridas habitualmente a través de una correcta alimentación. ¿Para qué sirven? Las sales ayudan a restaurar o estimular algunas de las funciones del bebé que pueden estar alteradas. Representan también un complemento natural y saludable a cualquier tratamiento que el pediatra haya sometido a tu hijo o hija. ¿Para qué puedes emplear estas sales?

  • Aumentar las defensas: la estimulación del sistema inmunitario ayuda a prevenir y evitar enfermedades. La sal recomendada para este tipo de acción es el Ferrum phosphoricum D6 (Sal Nº3). Lo pueden tomar tanto bebés como mujeres que dan el pecho. ¿Cómo deben ser administradas? La recomendación es un comprimido al día; éste se disuelve en unas gotas de agua y cuando el comprimido este blandito o formando una pasta, ponérsela en la boca del bebé. También es posible deshacer 2 comprimidos en el biberón para que beba durante el día. Si es la madre la que lo va a tomar, entonces la recomendación es tomar 2 comprimidos tres veces al día. La sal llega al bebé a través de la leche materna.
  • Transtornos del sueño y nerviosismo: Si tu bebé está alterado o no puede relajarse y conciliar correctamente el sueño por el día estará nervioso e irritable. La recomendación para conseguir relajación en el bebé sin tener que recurrir a fármacos más potentes es administrar el Magnesium phosphoricum D6 (Sal nº7). ¿Cómo puedo dárselas a mi bebé? Existen varias opciones: a) Antes de acostarle, darle un comprimido disuelto y ponérselo en la boca b) Disolver 10 comprimidos en el baño haciendo que la sal penetre per su piel para favorecer la relajación y el descanso c) Existe la pomada nº7 que contiene la misma sal y puede aplicarse mediante un ligero y suave masaje.
  • Síntomas derivados de la vacunación: Como parte de la prevención médica básica, los bebés deben ser vacunados según el calendario oficial estipulado. Algunas vacunas, a pesar de ser beneficiosas para evitar enfermedades víricas, infecciosas o parasitarias, pueden provocar en el bebé reacciones de sensibilidad o efectos indeseados tales como fiebre, inquietud, cansancio, malestar general o erupciones cutáneas. Es por ello, que existe una sal para cada efecto que pueda acontecerse en el bebé tras la administración de la vacuna. En el caso de la fiebre, es recomendable administrar al bebé un comprimido de Ferrum phosphoricum D6 (sal nº3) de forma regular cada 1 o 2 horas y a medida que mejore distanciar las tomas entre horas hasta llegar a sólo 3 comprimidos al día. Si tu bebé muestra síntomas de cansancio o está débil, existe una sal adecuada para combatir estos efectos y es el Kalium phosphoricum D6 (sal nº5) que deberá ser administrado almenos 3 veces al día. Para casos de inquietud, al igual que el insomnio y el nerviosismo que hemos comentado anteriormente, es mejor administrar Magnesium phosphoricum D6 pero de la misma forma que para la fiebre (al principio muy seguido y luego ir bajando el número de tomas). La última causa, y aveces la más frecuente tras la vacunación, es la erupción cutánea o enrojecimiento de la piel. Para ello, existe una pomada de Kalium chloratum (Nº4) que se aplica mediante un suave masaje sobre la zona afectada para que la erupción desaparezca progesivamente.



  1. author
    Autor

    InfoEmbarazo7 años ago

    Existen otros síntomas en los que también pueden tomarse las sales de Shüssler. Os dejamos un pequeño resumen:

    Fiebre en general: Ferrum Phosphoricum D6 siempre y cuando sea inferior a 38ºC. Con temperaturas más elevadas, el bebé necesitará ser visto por un pediatra.

    Estreñimiento del bebé: Natrium sulfuricum D6 (es la Sal nº10)

    Falta de apetito: Si es temporal y surge de repente, se recomienda Natrium chloratum D6 (Sal nº8). Si la desgana o falta de apetito viene provocada tras la recuperación de un período de enfermedad, entonces la recomiendación es la suma de dos sales: Ferrum phosphoricum D6 (sal nº3)y el Calcium phosphoricum D6 (sal nº2).

    En niños más grandes:

    Golpes: Ferrum phosphoricum D6 (sal nº3)

    Mareos en los viajes: Natrium phosporicum D6 (sal nº9)

    Tendencia a desarrollar caries: Calcium fluoratum D6 (sal nº1)

  2. author
    Autor

    InfoEmbarazo7 años ago

    Si tienes problemas durante la lactancia, las sales de Shüssler también pueden ofrecerte remedios naturales.Por ejemplo, cuando hay poca producción de leche materna se recomienda el Calcium phosphoricum (sal nº2), y si pasa al contrario (que existe un exceso de leche) entonces es recomendable tomar Natrium sulfuricum (sal nº10).

  3. author

    Naila6 años ago

    Geniales en el embarazo, sin contra indicaciones y ayudan a la mamá y al bebé! a mi me las recomendó la matrona y gracias a Dios las probé! ¿piernas hinchadas? 🙂

Deja tu comentario "Sales de Schüssler para el bebé y sus transtornos"