Los primeros juegos para un bebé en su etapa infantil

Además de ayudar en el desarrollo de tu bebé, jugar es la oportunidad de estar en contacto con distintos ambientes y ayuda a fomentar el intelecto del pequeño, pero a veces es complicado entender ciertas cosas cuando el niño tiene menos de un año de vida. Entonces, nos planteamos varias cosas: ¿Cómo debe deben ser los objetos que le sirven de juguete ? ¿Cuándo pueden los adultos empezar a colaborar en el juego?.

Es muy común y curioso pensar que un niño pequeño juega de manera similar a lo que hace uno mayor cuando está en su casa. La habilidad para jugar con una pelota, inventar y escuchar historias de fantasía e imaginar cosas tienen que estimularse desde un principio.

Cuando se tiene menos de 18 meses, el niño no tiene los recursos cognitivos y sociales de estos tipos de juego. Según Piaget, el niño disfruta de los juegos que están estructurados, por lo que él lo llama ejercicio de juego. En este tipo de juego, hay condiciones que se presentan:

  • La movilidad o actividad lúdica
  • El placer de repetición y funcionalidad.

¿Repetición de qué? Es lo que el niño puede hacer o sentir, sea con objetos o con  las personas de su vida cotidiana. ¿Y qué le da placer? Debido a que es una repetición que no surge de una necesidad y no es un requisito interno, el niño muestra mucho interés que viene de su propia acción o lo que va sintiendo a través de la misma.



Aprendizaje mediante repeticiones lúdicas

Como la actividad de jugar viene limitada por el tiempo, no es de extrañar que empiecen a sentir interés por realizarla. Durante el juego, los niños exploran lúdicamente su propia repetición, pero a la vez almacenan información básica sobre el entorno y su localización, la física de las cosas, la caracterización de sus acompañantes y las propiedades de los objetos con los que interacciona.

El niño aprende cosas como la forma, el color, la textura, el sabor, la dureza, el sonido y las características de plasticidad de muchos de los objetos y juguetes que tiene a su alcance. A medida que avanza el juego, perfeccionan los comportamientos que utilizan para interactuar con los juguetes o la actividad que esté realizando. Aprenden a coordinar sus acciones y, más que eso, a encontrar la doble función de un mismo objeto o acción concreta.

Es muy normal que los primeros meses cualquier cosa que miran, se la llevan a la boca e incluso pueden succionanarla cuando tienen hambre. Pero no hay que confundirse: una cosa es el biberón, por ejemplo, ya que tiene hambre y a su vez es la fuente de alimentación primordial, y otra cosa es jugar con él, simplemente por el gusto o placer que resulta del ejercicio en el que intervienen los órganos de los sentidos y son conscientes de las propiedades que lo caracterizan como un objeto. Por eso, ante objetos similares, acciones similares.

¿Cómo empezar un juego?

Juegos para el bebéPara empezar el juego, un niño necesita apoyo y la oportunidad de jugar para aumentar y mejorar su repertorio de acciones en relación con las cosas y él mismo. Y las personas, especialmente sus padres o cuidadores, deben estar presentes en ese momento, y no solamente ante las necesidades fisiológicas. Es un error en el que caen muchos padre, el solo atender al bebé ante sus reacciones primarias.

Los primeros meses son visuales. Se enseñan objetos y a medida que el niño crece, la vista y el tacto son sus principales fuentes de información.

Más adelante, y cuando ya ha adquirido movilidad, se le debe proporcionar oportunidades de juego ofreciéndoles, por ejemplo, una canastilla y las cosas que están dentro de ella, asegurándonos de que no exista ningun tipo de peligro. En esta etapa, iniciará su aprendizaje de asociación objeto-juguete, acción y función. Indirectamente, cuando los padres ofrecen la canasta al niño, le transmiten su confianza, el afecto y la movilización para un desarrollo óptimo.

Juguetes y juegos a partir de 1 año

A partir de los 18 meses, lo mejor que unos padres pueden hacer es incentivar al niño a que juegue juegos educativos o de los que les despierte su pensamiento lógico. Los juguetes en los que se deben armar piezas, formar figuras son los mejores para ayudar al niño a que su cerebro desarrolle todo su potencial creativo a temprana edad.

Jugar con los padres es aún mejor, ya que promueve la interacción familiar, conoces a tu hijo mejor y le ayudarás a sentirse más seguro y amado. Pero en el último momento muchos padres se preguntan exactamente qué hacer. Después de todo, para jugar, tenemos que abandonar la idea de un lado y dejarse llevar por el placer y la fantasía , algo que los adultos han olvidado y que ahora ignoran.

Tipos de juegos para los primeros meses

Una buena idea es invertir en juegos, música, y que tú disfrutes como un niño también, siempre y cuando mantengas la autoridad sobre el niño. De las actividades o juegos más frecuentes que puedes hacer con el pequeño están las siguientes:

  • Cantar

Al bebé le encantará oír tu voz y entenderá que la música es otra forma de comunicación. Recuerda las canciones de cuna que tu madre cantaba a ti en la infancia y tus canciones favoritas actuales. Todo vale, siempre y cuando lo haga con mucho gusto. La musicoterapia está a la orden del día, intenta recopilar información sobre los sonidos, y cuáles pueden estimular distintas áreas cognitivas del pequeño. Otra cosa es la relajación y los estados de tranquilidad, pero aquí hemos "venido a jugar".

  • Muecas

A los bebés les encanta mirar las caras y les encanta ver a la boca, los ojos y las manos de diferentes movimientos. Incluso si no se presenta reacciones grandes como estar riendo, el pequeño estará entretenido tratando de entender el significado de una expresión facial.

  • Mímicas

La mímica para ellos también es una forma de interacción. El bebé, al menos, le hace gracia ver a los padres en movimientos diferentes.

  • Mostrar diferentes objetos

Muéstrale objetos como sonajeros, mordedores, y peluches y enséñales cómo funcionan. Ponte en frente del bebé, aprieta, gira o sacude el juguete varias veces. Una vez que aprenda cómo funciona todo, sitúa el accesorio cerca para que trate de sostenerlo. No te preocupes si no lo hace, no pueden aprenderlo todo de un golpe, pero los intentos son igualmente válidos y le ayudará a consolidar su motor de desarrollo.

Deja tu comentario "Los primeros juegos para un bebé en su etapa infantil"