Los cambios emocionales que afectan a la mujer

Sin comentarios 987 visitas

Emocionalmente, el embarazo puede ser muy difícil. No es sólo tu cuerpo lo que se altera durante el embarazo. Tus emociones cambiarán rápidamente también, y experimentarás sensaciones que nunca has tenido antes. Son los nuevos ajustes en los niveles hormonales que están haciendo que tus estados de ánimo cambien de repente, provocando emociones como tristeza o ganas de llorar, o todo lo contrario,  mostrar alegría y fortaleza. La forma cambiante del cuerpo puede alterar la imagen de una misma, y provocar cierta negatividad.

Además de esto, todos los involucrados en el embarazo, especialmente la madre, se sienten ansiosos sobre lo bueno que van a ser como padres, un arma de doble filo desde el punto de vista psicológico.

Estado de ánimo para cada etapa del embarazo

Hay enormes cambios en tu cuerpo durante el embarazo y, por ello, el estado de ánimo es probable que cambie con frecuencia. Un día puedes estar muy crítica e irritable, tener reacciones exageradas a eventos o situaciones menores, no sentirte segura contigo misma o llegar a extremos más graves como reacciones de pánico o  episodios de depresión y llanto. Estos últimos necesitan una ayuda médica y un control por parte del personal sanitario.

A pesar de todo esto, no te preocupes. Es normal pasar por todas estas cosas porque tu control de los sentimientos es mucho menor que en un estado normal. Los niveles oscilantes de hormonas controlan tu estado de ánimo y representan la  forma en que un director maneja su orquesta.



Así que no te sientas culpable o avergonzada si muestras irritación, enojo o frustración. Lo mejor es explicar abiertamente lo que está pasando y reconocerlo, pues la mayoría de la gente a tu alrededor va a entender la situación. En el trabajo, en cambio, es posible que tengas que luchar para mantener una apariencia de calma. Este esfuerzo sin duda vale la pena hasta cierto punto, sobretodo si vas a volver a tu trabajo después del nacimiento del bebé.

Sin embargo, aunque adoptes una actitud en positivo, es normal tener preocupaciones a veces. Durante los primeros meses, hay momentos de entusiasmo ante la perspectiva de tu futuro bebé, y hay momentos que se siente una aterrorizada por las nuevas responsabilidades que vienen. Ser padres representa un tiempo de cambio, y un aumento de las preocupaciones y temores, así como la responsabilidad de tener al cargo un nuevo ser.

Mi actitud no es buena ni positiva, ¿qué puedo hacer?

Lo primero y más importante que tienes que hacer es ACEPTAR TU EMBARAZO.

Esto puede sonar obvio, pero hay algunas mujeres que están alegremente  los primeros meses del embarazo pensando lo menos posible, hasta que al bebé le quedan pocas semanas antes de nacer. Hay que aceptar una nueva realidad y saber ver cómo encajarás en ella: sola, acompañada, con apoyo, bajo una economía difícil, con una enfermedad presente, etcétera... A veces, la imagen del trío amoroso no corresponde con la vida que te ha tocado y hay que asumirlo si tu deseo es llevar a cabo con éxito el embarazo.

Los sentimientos conflictivos pueden aflorar una vez tomes conciencia de lo que está por llegar. No te preocupes, es bueno tener sentimientos contradictorios. Es normal sentirse de esta manera, así que no te sientas mal por ello. Esto significa que estás realmente llegando a un acuerdo con la situación. Algo muy conveniente, pues no tendrás el shock que supone en algunas mujeres cuando deben hacer frente a todo esto justo en el momento que  su bebé llega al hogar.

Deja tu comentario "Los cambios emocionales que afectan a la mujer"