La infertilidad: no quedarse embarazada

2 comentarios 3572 visitas

Problemas de Infertilidad en la MujerLa infertilidad, según la OMS, se considera una patología o enfermedad del sistema reproductor el cuál es incapaz de conseguir un embarazo clínico tras más de un año de relaciones sexuales (sin métodos anticonceptivos).
Las causas pueden ser diversas y pueden ser físicas o emocionales como una disminución de la cantidad de óvulos, un desequilibrio hormonal, transtornos alimentarios, pérdida de calidad de los espermatozoides u óvulos, alcoholismo, tabaquismo, edad avanzada, drogas entre muchos otros factores.
Ahora bien, según el miembro de la pareja afectado existen diferentes tratamientos para tratarla, siempre dependiendo de la causa que produzca esa infertilidad.

Uno de los mayores problemas de infertilidad femenina se da con la estimulación ovárica donde los tratamientos farmacológicos cubren un amplío espectro de posibilidades para tener éxito y quedarse embarazada.
En la mujer, hipófisis e hipotálamo conforman el eje central y funcional del complejo hormonal, siendo el hipotálamo el encargado de regular e interpretar los mensajes del exterior, el biorritmo y el comportamiento interno de la persona para desarrollar una respuesta en consecuencia a través de las endocrinas. Estas hormonas que secreta el hipotálamo actúan sobre la hipófisis (concretamente sobre adenohipófisis), la cuál libera a la circulación sanguínea periférica una o varias hormonas que actuará específicamente sobre una glándula o un tejido que acabará ejerciendo una acción biológica.

Por tanto, esta unidad compuesta por ambas parte y conocida como unidad hipotalamohipofítica es la que regula la función reproductiva pero también el crecimiento, el estado metabólico y la respuesta ante el stress. Esto por la parte de la adenohipófisis. Para un rápido entendimiento, el siguiente listado puede ayudar a comprender un poco más el funcionamiento (es cascada hacia abajo y numerado según van sucendiendo las cosas):

  1. Estimulo exterior + situación interna de la persona
  2. Hipotálamo: libera hormonas excitadoras o liberadoras hacia la hipófisis
  3. Adenohipófisis: secreta las hormonas estimulantes ACTH, TSH, GH, FSH y LTH.

Pero también se puede dar el siguiente caso:



  1. Estimulo exterior + situación interna de la persona
  2. Hipotálamo: Libera hormona vasopresina y oxitocina
  3. Neurohipófisis: La vasopresina produce reabsorción de agua a nivel renal y aumenta la tensión arterior, en cambio, la oxitocina se encarga de regular la contracción del útero durante el parto.

¿Cuál de estas hormonas estimulantes está relacionada con el embarazo?

  • FSH (Foliculoestimulante): es la hormona estimulante de ovarios (también de testículos) y produce hormonas sexuales como los estógenos, testosterona y progesterona).
  • LTH (Luteinizante o LH): es la hormona que estimula la prolactina, encargada de producir la leche materna.

Ambas hormonas son conocidas como gonadotropinas. En la mujer, la LH y la FSH asociadas producen la secreción de estrógenos en el folículo que crece en el ovario. A su vez, estimula el crecimiento y formación del cuerpo lúteo y la propia ovulación. Esto es muy importante ya que tras la adolescencia se dan pulsos de LH durante el ciclo menstrual que provocan un incremento de la producción de estradiol en el folículo ovárico. La verdad, es que este proceso es mucho más complejo pero viene a explicar el ciclo en la mujer tal y como se muestra en el gráfico:

Perfil del ciclo menstrual en mujer

El control de la función ovárica es ejercido por la FSH, la LH y la HCG (hormona gonadocoriónica humana). Esta última, encargada del matenimiento del cuerpo lúteo y de reducir o frenar la activación de los limfocitos.

El estado de la función ovárica se puede diagnosticar mediante una exploración indirecta:

  • Citología vaginal
  • Temperatura basal
  • Biopsia endometrial
  • Análisis del moco cervical

O bien, con un análisis de sangre para determinar la concentración de hormona en el organismo:

  • Estradiol: Aumenta en la 1ª fase del ciclo y alcanza su máxima concentración justo en la ovulación. Luego, desciende rápidamente hasta los mínimos justo cuando se menstrua.
  • Progesterona: Es una hormona que aumenta sus niveles cuando se da la ovulación y mientras el cuerpo lúteo está presente y funcional.
  • Testosterona: Este análisis se realiza en la mujer si se sospecha de hiperandrogenismo. Se considera un valor anormal en la mujer cuando sobrepase los 3 nanogramos/ml.
  • Prolactina: Si hay un incremento de esta hormona esto puede ser indicativo de un desorden en el eje hipotalamohipofítico o existe alguna interacción medicamentosa. Si aumenta durante la gestación y la lactancia no se consideran valores anormales.
  • 17-alfa-hidroxiprogesterona: Su presencia plasmática con valores elevados indica que se está dando la ovulación. En fases anteriores del ciclo, sus concentraciones son mínimas.
  • Pregnandiol: Durante la fase folicular su concentración es inferior a 5 mg/día y aumenta cuando se produce la ovulación. También sirve para determinar si hay ovulación o no. Aumenta durante el embarazo.
  • FSH y LH: Las concentraciones estándar en la mujer para esta hormonas suelen ser de 3-5U/l para FSH y 4-8U/l de LH. En muchas ocasiones, si la concentración de FSH es baja y aumenta la LH son signos de alguna patología como por ejemplo el ovario poliquístico.

Las exploraciones directas para medir la capacidad secretora de las gónadas son otras alternativas que se usan (determinación mediante la prueba de LHRH, pruebas en el endometrio,...).

¿Cuáles son las patologías que alteran la función ovárica en la mujer?

Hipofunción ovárica primaria: Se caracteriza por una concentración baja de estrógenos y a su vez elevadas las gonadotropinas. Los receptores foliculares pierden parte de sensibilidad por lo que el tratamiento está basado en administrar concentraciones elevadas de gonadotropinas exógenas (las que produce la mujer no son suficientes para inducir al folículo por eso están elevadas) para estimular la maduración folicular y consecuentemente se produzca la ovulación.

Hipofunción ovárica secundaria y terciaria: Se caracteriza por una amenorrea frecuente en la mujer y que puede estar debida a diferentes circunstancias tales como: problemas psicológicos, stress intenso, anorexia nervioso, exceso de actividad física, etc...Esta amenorrea se llama hipogonadotrópica debido a que no se lleva a cabo correctamente la síntesis o la secreción de la hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH). Las pacientes que sufren esta alteración, a su vez, se subdividen en diferentes grupos:

  • Grupo 1: Tienen un fallo en el eje hipotalamohipofítico que lo hacen insuficiente. Las mujeres de este grupo presentan amenorreas con escasa producción de estrógenos.
  • Grupo 2: No existe fallo en el eje pero sí una alteración que acaba traduciéndose  en irregularidades del ciclo menstrual incluso menstruaciones en las que no se llega a ovular. Puede haver una insuficiencia de la formación del cuerpo lúteo, síndrome del ovario poliquístico y una carencia en la producción de estrógenos.
  • Grupo 3: Estas mujeres tienen dañada parte del área hipotalamohipofítica y sus concentraciones de estrógenos pueden ser bajos pero también normales.
  • Grupo 4: Las mujeres presentan hiperpolactinemía y lesiones en el mismo área que el grupo 3.
  • Grupo 5: Son mujeres con la misma situación del grupo 4 pero que no presentan las lesiones de área descritas para grupo 3 y 4.

Hipofunción ovárica cuaternaria: El problema en la mujer está localizado en las gónadas.

Hiperfunción ovárica: Es menos frecuente que la hipofunción ovárica. Se da en situaciones excepcionales, como por ejemplo, antes de los nueve o diez años con lo que genera una pubertad precoz. En cambio, si el exceso o la hiperfunción se da pasada ya la pubertad, entonces puede dar lugar a hemorragias menstruales frecuentes (y también abundantes), aumento de pecho, hiperplastia endometrial o hiperestrogenismo.

En el siguiente artículo, hablaremos de los tratamientos farmacológicos que existen hoy día para estimular la producción ovárica, así como las pautas establecidas para actuar y los riesgos/beneficios de cada uno de ellos.

  1. author

    Lourdes Galisteo6 años ago

    Buenas tardes, he leido su blog y es super interesante, yo queria comentarle mi caso: tengo 32 años y hace 6 dias me tome la pildora del dia despues por rotura de preservativo y porque hace 1mes y medio me hicieron un legrado, me bajo la regla a los 26 dias de hacermelo y me tome la pildora a los 13 dias de que me bajara la regla, para evitar un posible embarazo e incluso aborto ya que me comento el medico de medina general que mi cuerpo quizas aun no estuvuera aun preparado para un embarazo. Estoy muy preocupada porque tengo una pequeña molestia en los ovarios y porque no se que repercusiones puede tener cuando me baje la regla y posteriormente. Muchas gracias por su tiempo y escucharme, me encantaria que me contestara (por email o por su blog)ya que le seguire, porque estoy preocupadisima.gracias

  2. author

    sandra5 años ago

    Buenas tardes, me he sentido muy identificada con este artículo. Yo he conseguido ser madre por fecundación in vitro tras cuatro abortos. No fue fácil reconocer que no puedes ser madre por medios propios, pero gracias a todo lo que leí en la página http://www.reproduccionasistida.org me dí cuenta de que somos muchas y que todo en esta vida tiene solución. Se lo recomiendo encarecidamente a todas las mujeres que están pasando momentos malos, pero recordar que siempre hay un final feliz!! =D

Deja tu comentario "La infertilidad: no quedarse embarazada"