El test de Apgar, la primera prueba médica del bebé

En el primer minuto de vida del bebé,  independientemente del tipo de parto, se debe realizar un test objetivo para evaluar las condiciones en las que se encuentra el neonato tras su salida del ambiente uterino y también saber si nuestro pequeño ha superado el estrés tan grande que conlleva un parto. Antes de proceder al test, justo en el nacimiento, se aplican una serie de medidas correctivas que suelen ser universales como la primera dosis de vacuna contra la hepatitis B, la administración de vitamina K para prevenir hemorragias que pueda tener el recién nacido y una pomada oftálmica o colirio en caso de que la madre tenga algún tipo de infección ginecológica y pueda causarle conjuntivitis neonatal al bebé.

El test de Apgar no es más que una sencilla batería de pruebas que se realiza un par de veces: en el primer minuto de vida y, posteriormente, a partir del minuto cinco (hay centros que los extienden hasta 15 minutos). Para llevarlo a cabo se valoran los siguientes parámetros tales como la respiración, la frecuencia cardíaca, el tono muscular, la sensibilidad y el color de la piel. Este test puntúa sobre 10, siendo esta cifra la de mayor puntuación y la que indica que el bebé está sano.

Test de Apgar

Para ello, a cada parámetro se le asigna una serie de valores:

  • Frecuencia cardíaca (0-2 puntos):
  • Respiración (0-2 puntos)
  • Color de la piel (0-2 puntos)
  • Tono muscular (0-2 puntos)
  • Sensibilidad (0-2 puntos)

Si el resultado final de la puntuación global es 7 o una cifra superior, el bebé se encuentra en buenas condiciones ya que es raro encontrar puntuaciones de 10 puesto que el color de la piel y las manos en el momento del nacimiento son mucho más azuladas o violáceas, y debe transcurrir unos días hasta adquirir su color natural.



APGAR TEST

En cambio, si esta puntuación es menor se harán necesario un estricto control y monitorización del recién nacido, sobretodo con aquellas maniobras que faciliten su respiración. Las puntuaciones inferiores a 5, generalmente, necesitan de asistencia médica inmediata, siendo la mejor opción el ingreso en planta o pasar por la incubadora un determinado tiempo.

¿Qué otras pruebas médicas se realizan en el bebé tras su nacimiento?

A partir de las 6 horas hasta las 12 horas suele realizarse un examen médico más detallado en el que el pediatra ausculta el corazón y los pulmones, comprueba la posición del abdomen y los genitales, comprueba el pulso, los reflejos y mueve las articulaciones de todo el cuerpo para determinar la flexibilidad. De nuevo, observará el color de su cara y piel, el tamaño que tiene su cabeza (el perímetro craneal está en unos 33-36 cm) y será pesado y medido tanto en altura como a lo ancho. El peso medio de un bebé se encuentra estipulado entre los 2,5 y los 4,5 Kg y una altura máxima de 50-52 cm.

Luego, existen detalles que no deben pasar desapercibido y es el caso de la sordera. Para determinar si el bebé oye correctamente se utiliza un otoemisión acústica para obtener un diagnóstico precoz. Aunque quizás no lo hagan en el primer día del nacimiento, sus padres deben insistir mucho en esta prueba ya que si se detecta alguna alteración, entonces se puede iniciar antes el tratamiento farmacológico o incluso realizar un transplante coclear y evitar que el bebé quede sordomudo o con alteraciones en el lenguaje de manera irreversible.

¿Qué es la prueba del talón?

La prueba del talón no es más que un pinchazo en esa zona para obtener una muestra de sangre. Esta punción se realiza pasadas 48 horas del nacimiento y sirve para detectar enfermedades metabólicas o alteraciones conocidas que puedan ser tratadas desde el primer día de vida y así evitar la aparición de graves secuelas cuando sea niño. Estas patologías suelen ser:

  • Fenilcetonuria (responsable del retraso mental)
  • Hipotiroidismo (no existencia de hormona tiroidea)
  • Problemas de coagulación
  • Otras patologías

Deja tu comentario "El test de Apgar, la primera prueba médica del bebé"