El cólico del lactante: ¿qué le pasa al bebé?

Colico del Lactante Los padres primerizos o con poca experiencia son los primeros en verse  envueltos en esta situación un tanto angustiante. El bebé llora desconsolado y necesitamos calmarlo pero no sabemos qué es exactamente lo que le pasa.

Un bebé llora por muchos motivos, aunque en su gran mayoría son el hambre, el miedo, el cansancio, el dolor, la temperatura corporal y la falta de contacto las causas principales que originan el llanto.

El problema es comunicativo, puesto que el bebé no nos lo puede decir directamente y la observación de nuestro bebé va a ser la única herramienta que podemos disponer de momento para conocerlo mejor.

El cólico del lactante es un dolor intenso e irregular que aparece en el bebé y que en muy pocas ocasiones se trata como algo grave. El cólico aparece sobre las tres primeras semanas de vida y prácticamente desaparece cuando el bebé cumple los 3 o 4 meses.



Los cólicos lo padecen los bebés sanos también, pero este malestar es tan fuerte que deja al bebé agotado de tanto llorar ante la mirada impotente de sus padres que no pueden controlar la situación.

La única forma de combatirlo es mediante prevención, estado de calma y medicamentos, generalmente de carácter natural y homeopáticos.

Posibles causas del cólico del lactante

A pesar de que no se conoce con exactitud las causas posibles que hacen que el cólico aparezcan en los bebés, existen una serie de cosas comunes que se han observado en gran parte de los niños comprendidos en estos primeros días de vida como pueden ser:

  • Gases en el intestino
  • Tipo de lactancia recibida
  • Exceso o falta de alimentación
  • Exceso o falta de contacto físico (aguantar en los brazos)
  • Tensión nerviosa o estrés
  • Indigestión
Estas son las respuestas más típicas que cualquier profesional puede darte, aunque cada bebé es un mundo diferente y ante un cólico, el origen de éste aún sigue siendo desconocido según el caso.

Proceso del cólico en el lactante - ¿Cómo identificarlo?

Por lo general, la aparición del cólico suele observarse a última hora del día, por la tarde o ya por la noche. Observaremos que el bebé se pone muy rojo y llora con una intensidad más fuerte de lo que estamos acostumbrados.
Algunas señales exteriores que nos pueden llevar a sospechar de cólico es que el bebé tratará de encogerse, y doblará las piernas acercándoselas hacia la barriguita. También, sus manos estarán apretadas y observarás como cierra los puños.
Si a esta situación, se le acompaña con un ambiente o un entorno de gritos, ruidos u otras actividades que no logren proporcionar calma al bebé, entonces la situación se agravará aún más.

Tratamiento del cólico de lactante

Tanto pediatras como farmacéuticos suelen aconsejar productos naturales con propiedades relajantes o analgésicas en los que se incluyen diversos principios activos como:
  • Manzanilla
  • Tila
  • Hinojo
  • Rooibos
  • Momordica balsámica
Además de esto, proporcionar silencio y calma en el entorno cuando caiga el día y llegue la noche va ser algo fundamental y, a veces, sin darnos cuenta un tanto dificultoso debido a que coincide con la llegada a casa de los más grandes o los vecinos.
Consolar al pequeño no es tarea fácil por lo que se recomienda que unas horas antes del sueño balancearlo suavemente, acunarlo, dar palmaditas con algún ritmo, etc...
Masajes para el cólicoLa homeopatía ha ganado adeptos durante estos últimos 10 años en cuánto al tratamiento del cólico de lactante. Antes de cada lactación se les suele dar al bebé unos gránulos que ayudan a expulsar los posibles gases que puedan ocasionar la sintomatología del cólico. Los gránulos se adminitran directamente o se diluyen en el biberón con agua un cuarto de hora antes de cada toma.
Uno de los más solicitados en oficina de farmacia es el Colikind de Dhu Ibérica, que posee 4 activos naturales específicos para las mucosas del intenstino, el dolor, flatulencia y los espasmos. Los laboratorios Milte también desarrollaron Colimil, unos frascos que contienen hinojo, manzanilla y melisa además de un complemento vitamínico. También, y desde smuchos años atrás, Blevit tiene su producto estrella para las digestiones como Blevit Digest.
Si no estamos seguros de que nuestro bebé padezca un cólico se hace necesario acudir de urgencias o consultar al pediatra, sobretodo cuando el cólico viene acompañado de fiebre que no cesa, se producen diarreas o heces con sangre, o bien, el llanto del bebé va cambiando o no es regular.

Deja tu comentario "El cólico del lactante: ¿qué le pasa al bebé?"