El ácido fólico: un suplemento indispensable para la embarazada

Conocido hace años como vitamina M, el ácido fólico se administra ante un déficit vitamínico según su indicación médica establecida.

Es una de las sustancias necesarias para la multiplicación celular y evita la anemía perniciosa. Su carencia es muy frecuente en personas tratadas con quimioterapia, personas con problemas de absorción intestinal y alcohólicos crónicos.

Para que puede ejercer su función es necesaria la presencia de vitamina B12 en el organismo ya que ambas sustancias se complementan en el mecanismo de acción para ejercer la multiplicación celular.
En personas adultas normales, su ingesta está establecida en unos 0.05 mg, pero existen casos en lo que esta dosis debe aumentar:

Embarazadas: Debe aumentarse la dosis entre 2 a 4 veces la dosis normal de un adulto, siendo recomendable la administración conjunta de vitamina B12. Los últimos estudios clínicos demuestran que las mujeres que toman 0,4 miligramos al día de ácido fólico antes y durante los primeros meses de la gestación reducen el riesgo de que el bebé nazca con defectos y malformaciones en el tubo neural, lo cuál afecta al desarrollo incompleto del cerebro y la médula espinal.



Ácido Fólico en el Embarazo

Los defectos más comunes del tubo neural son la espina bífida, deformidad de la médula espinal y la espina dorsal que consiste en que éstas no acaban de cerrarse biene, la anencefalia (desarrollo insuficiente del cerebro) y el encefalocele (el tejido cerebral sale hacia afuera de la piel a través de un orificio en el cráneo). Todos estos defectos ocurren durante los primeros 28 días del embarazo, y generalmente antes de que una mujer sepa que está embarazada con lo que aumenta considerablemente el riesgo.

Es de vital importancia que no sólo las mujeres que están planificando un embarazo tomen suficientes cantidades de ácido fólico, sino todas aquellas que aún estén en edad fértil, o bien, seguir la dieta normal recomendada.

Enfermedades: Sólo en aquellas que requieran una regeneración celular rápida necesitarán más cantidad de la normal.

A pesar de esto, existen muchos alimentos ricos en ácido fólico, como las verduras de hoja verde, el hígado y algunas frutas. El único inconveniente es que al cocerlos se puede destruir prácticamente el 90% del ácido fólico. Generalmente, nuestra dieta diaria ya nos aporta el 0.05 mg que necesitamos siempre y cuando tengamos presente la carne y las verduras en nuestro plato habitual.

Deja tu comentario "El ácido fólico: un suplemento indispensable para la embarazada"