Después del embarazo: nuevos cambios en la mujer

Sin comentarios 1156 visitas

Después del partoParece que todo son dudas antes del embarazo, aunque realmente tras el parto existen muchas cuestiones que las madres que tienen su primor hijo también se plantean.

Tras el parto, la madre puede levantarse antes de veinticuatro horas aunque debe hacerlo bajo vigilancia y con mucha precaución puesto que está débil y puede sufrir mareos. Realmente, la madre acudirá antes de 24h puesto que debe orinar entre las dos o cuatro horas ya que notará incomodidad en la vejiga. Así, con el vaciado de la vejiga, el útero puede involucionar de forma correcta. En cuanto a la higiene personal, las duchas deben ser muy cortas para evitar el contacto prolongado con la cicatriz.

Al segundo o tercer día, si no hay complicaciones, la madre puede volver a casa y comenzará a percibir cambios en su morfología. Primeramente, el útero tiene una herida provocada por la placenta que da lugar a los conocidos loquios, que son sustancias rojas o amarillentas resultado de secreciones y tejidos varios. Es normal que exista sangrado entonces, aunque éste debe desaparecer al cabo del mes o a la quinta semana. Las compresas de algodón serán el elemento principal de esta fase y van a cambiarse frecuentemente. No hay que esperar a que ya estén muy húmedas.

La herida debe lavarse con agua y jabón. El jabón debe ser neutro, por ejemplo el de coco u otro indicado para tal fin. Debe repetirse esta operación almenos dos veces al día, además de utilizar para secar la herida una gasa estéril. Para secarla correctamente no es necesario arrastrarla, basta con dar toques como cuando curamos una herida en nuestra vida diaria. La dirección de secado debe ser desde delante hacia atrás. Siguiendo estos consejos, en dos semanas los puntos tendrían que absorberse sin problema. Si el sangrado ha sido muy abundante ylos análisis delatan una anemía, es posible que continúes con los suplementos de hierro que ya tomabas antes del embarazo.



Atención médica tras el parto

Si durante este proceso notas mal olor, te duele, hinchazón o te sale un morado o hematoma, consulta a tu ginecólogo o médico de cabecera ya que esto es sinónimo de infección en la mayoría de los casos.

Ahora bien, el útero involuciona y vuelve a su normalidad por lo que la presión que hacía sobre el ano comienza a desvanecerse y como consecuencia de ello, las hemorroides desaparecerán progesivamente. Por otra parte, las musculatura de la vejiga estará muy floja y es normal que la madre no sea capaz de retener correctamente la orina y se produzcan escapes. Para que no llegue a producirse una incontinencia urinaria derivada del parto, tu médico te recomendará realizar una serie de ejercicios que consiste en contraer la zona durante unos segundos y repetir la operación varias veces al día. Otros ejercicios suplementarios serán los que activen la zona abdominal, ejercicios sobre la musculatura de la pelvis, también llamados ejercicios de Kegel.

¿Qué más cosas me sucederán? Evidentemente, entre el tercer y quinto día tras el parto, el pecho se congestiona y notarás presión y hormigueo. Hay mujeres que notan pinchazos. Esto es lo que se conoce popularmente como la subida de la leche. Al principio, puedes segregar mucha cantidad pero con el paso de los días esta cantidad se autorregulará. Si, hablamos en anteriores post que tu bebé te pedirá su comida pocas horas después de su nacimiento. Pues bien, no es leche lo que le darás, sino una sustancia del mismo color blanquecino llamada calostro y que contiene los nutrientes y defensas necesarios mientras llega la leche a las mamas también.

¿Y la regla? Si estás dando el pecho, la menstruación te puede volver a los 5 o 6 meses tras el parto. En cambio, si optas por el biberón o no tienes más remedio que dárselo, al cabo del mes o mes y medio la regla volverá a hacer acto de presencia de forma irregular. Un consejo que se da a las madres es que si practican sexo mientras dan el pecho, aunque no haya regla, la mujer puede quedarse embarazada por lo que es necesario tomar precauciones si esto no se desea.

Otros cambios que puedes llegar a notar es una sensación de tristeza, un cansancio contínuo e incluso un cambio psicológico debido a la adaptación al horario de tu nuevo hijo.

Deja tu comentario "Después del embarazo: nuevos cambios en la mujer"