Cuida tus piernas, tu pecho y evita estrías durante el embarazo

Cuidados de la mujer embarazadaLas piernas son las extremidades que más van a sufrir durante el embarazo ya que pueden llegar a soportar hasta un extra de 10kg más de lo que estás acostumbrada. Durante estos nuevos meses, te cansarás con más facilidad a medida que progrese el embarazo ya que el retorno venoso de la sangre es lento y tu corazón se enlentece, originando una sensación de pesadez de piernas.

Es recomendable realizar una serie de ejercicios que hagan rotar y girar los tobillos, o bien, algunos estiramientos. Si no puedes aplicar geles o spray de tipo frío, entonces deberás mantener tus piernas en alta casi siempre que estés tumbada o sentada. Eso sí, es conveniente evitar el reflejo de cruzar las piernas o caminar con tacones más allá de los cinco centímetros.

La recomendación que se suelen dar en los centros de ayuda es realizar ejercicio, aunque sea caminar 15 minutos al día y aplicarse duchas de agua fría en el siguiente sentido: empezando por los tobillos e ir subiendo hasta los muslos. La ducha se puede acompañar de un ligero masaje en este mismo sentido. Lo mismo haríamos si en vez de ducha, tuviésemos un gel frío.

¿Algo más en los cuidados durante el embarazo? Mucho más: las estrías. Más de la mitad de las embarazadas, por no decir alrededor del 80% de ellas, desarrollan estrías durante la gestación. El problema reside cuando la piel no está suficientemente hidratada y carece de cierta elasticidad.



Recuerda que debes hidratarte continuamente piernas, abdomen y pecho como mínimo una vez al día con una crema de tipo emoliente. Los componentes más recomendados son aquellas que contienen úrea, centella asiática o aceite de rosa mosqueta.

Sea del tipo que sea, debe proporcionarte el suficiente colágeno, glicoproteínas y elastina para que la piel pueda estirarse almenos 7 u 8 veces su estado inicial. Esto se dará sobretodo en el segundo trimestre.

Por lo general, las cremas antiestrías se aplican por la mañana y la noche, o bien, después de una ducha templada o caliente ya que los poros al estar abiertos absorben la loción más eficazmente.

Cuando hayas tenido al bebé, no olvides que la piel sigue sufriendo y por ello es altamente recomendable el uso diario de cremas antiestrías especialmente indicadas para el postparto.

Aumento de los pechosAl estirarse la piel como hemos dicho antes, tu pecho también lo hará y crecerá un mínimo de dos tallas más de lo habitual por lo que las sensaciones de tensión o dolor pueden estar presentes aunque sólo durante el segundo trimestre. Los pezones también se agrandarán pero estarán más sensibles.

Las estrías también afectan al pecho y contribuyen a su caída tras el parto, por ello, hay que evitar esa flacidez pectoral y combatirla con hidratación constante de la zona (sin tocar el pezón, en el caso de que se haya iniciado la lactancia), un sujetador adaptable y ejercicio físico para fortalecer los pectorales.

Si no quieres practicar deporte, entonces realiza el ejercicio de las palmas que son unos pasos muy sencillos para endurecer los pechos. Lo único que tienes que hacer es sentarte con la espalda recta, juntar las palmas de las manos y hacer presión o apretar la una contra la otra un mínimo de 10 segundos y con 10-15 repeticiones.

Los sujetadores deben ser cómodos, más bien tirando a deportivos, de tejido natural que no provoquen ningún tipo de reacción en la piel, de tirante ancho y sin aros. No hace falta que sean una talla más.

  1. author
    Autor

    InfoEmbarazo5 años ago

    Para la hidratación, además de los principios activos que se han recomendado, también pueden aplicarse cremas con aceite de oliva o de almendras dulces. Tras la gestación puedes seguir utilizando la hidratante y las antiestrías siempre y cuando no produzcan efectos secundarios o interacciones en la lactancia.

  2. author
    Autor

    InfoEmbarazo5 años ago

    Si las estrías no desaparecen tras el parto pasado un tiempo prudencial, es conveniente utilizar el aceite de rosa mosqueta para acabar de cicatrizarlas, aunque dependiendo de su tamaño puede que no se eliminen (perderán el color actual de todas formas). La solución ante estos casos es el tratamiento láser o la dermoabrasión cuando salgas de la lactancia, por supuesto.

Deja tu comentario "Cuida tus piernas, tu pecho y evita estrías durante el embarazo"