Cuándo llevar a un bebé a la playa o piscina

Sin comentarios 1158 visitas

La piel del bebé es frágil y tiene un capital solar elevado. Este capital es la "memoria" que tiene nuestra piel en base a la exposición al sol y que va disminuyendo a medida que el efecto de la radiación de los rayos la va deteriorando. Por eso hay que tener en cuenta que si durante la infancia se recibe una mayor dosis de radiación solar, en edad adulta existirá un mayor riesgo a desarrollar un cáncer de piel. Según algunos estudios clínicos, toda quemadura solar que aparece antes de los 10 años, aumenta considerablemente este riesgo.

Aunque no debemos ser muy estrictos, sino más bien precavidos. Ni es bueno que el bebé o el niño esté muy moreno, ni tampoco muy blanco. La vitamina D es una de las vitaminas que se sintetizan cuando se toma el sol y gracias a ella, la piel del bebé inicia su protección frente a melanoma o cáncer de piel. Entonces, ¿en qué quedamos?¿es bueno o malo el sol? Una de las recomendaciones por parte de las asociaciones de dermatología es exponer a la piel una media de 10-15 minutos al día para favorecer la síntesis de vitamina D.

Este aporte de vitamina D es requerido por el organismo para absorber el calcio y favorecer tanto el crecimiento como la salud de los huesos del bebé. Pero, como se ha dicho anteriormente, no se puede tomar el sol de forma indiscriminada y a cualquier hora del día. La piel de bebé no tiene el suficiente aporte de melanina que los adultos, y éste es un pigmento fundamental para protegerse del sol que hasta los 14 años no madura completamente.

Protección solar del bebé

Con menos de 1 año de vida, se desaconseja exponer a los bebés a la luz solar de forma directa. Además de frágiles al sol, también lo son al calor y existe mucha facilidad de padecer quemaduras o un eritema solar (enrojecimiento e inflamación de la piel).



bebé en la playa

Los bebés deben estar bajo la sombra y hay que tener especial precaución con la franja horaria que va desde las 12 de la mañana hasta la 4 o 5 de la tarde, sobretodo en verano. Si no queda otro remedio, el bebé llevará su protector solar puesto y se le dará agua cada 20-30 minutos para mantener una hidratación óptima (aunque ello conlleve a mojar más el pañal).

Entre el año y los 3 años de vida, los niños ya se exponen con frecuencia al sol por lo que el protector solar incluye 2 complementos que nunca debemos olvidar: sombrero y ropa ancha. Recuerda que los colores claros como el blanco son más frescos pero dejan atravesar algunos rayos solares, y los tonos oscuros y negros a pesar de ser protectores ya que absorben todo el espectro, tienden a aumentar la temperatura y dar calor. Más que nada, porque los niños en esta edad consumen más energía y se mueven mucho más. La hidratación, por tanto, vuelve a estar presente.

A la playa, si puede ser, mejor llevar prendas de algodón, colores claros y tejidos transpirables. Ya hay marcas de camisetas para bebés que bloquean rayos de sol, dispersándolos o reduciendo su absorción. En cuanto a más ropa, lleva siempre 2 bañadores para el bebé, tollitas húmedas, su propia toalla y los pañales. ¿Hay gafas de sol para ellos? Sí, pero resultan muy incómodas aunque si quieres probar con más edad, te será más fácil.

Llevando al bebé a la playa o la piscina

Los bebés con menos de 6 meses pueden quemarse incluso estando en la sombra en días de mucho sol y calor. Al igual que las personas mayores, sus centros reguladores de temperatura están alterados o no son lo suficientemente maduros para mostrar externamente signos de alertas, por lo que es muy fácil que sufran un golpe de calor o una deshidratación.

El golpe de calor es una consecuencia que aparece cuando el organismo no ha sido capaz de enfriarse (nosotros lo hacemos mediante la sudoración, con el estímulo de ir a ducharnos o incluso ir a beber agua). Si no quieres sustos, incluye en la nevera un spray dosificador de agua y ves refrescando al bebé cada cierto tiempo. Para determinar si está sufriendo un golpe de calor hay que observar algunos detalles:

  • El bebé deja de orinar
  • Las fontanelas de la cabeza están como hundidas

En cuanto a la hidratación, si el bebé toma pecho habrá que ofrecérselo más a menudo. Si no toma pecho, entonces hay que hacer lo mismo pero con un biberón de agua.

También hay que tener en cuenta que no todas las cremas solares les va a ir bien aunque sean con un FPS (factor de protección) elevado o incluso extrem. Algunas formulaciones o excipientes pueden causarles irritaciones, por lo que si hay más niños de diferentes edades no hay que incluir al más pequeño en el pack de protección solar de la família. Consulta con tu farmacéutico para saber cuál es la crema más adecuada para un bebé. Recuerda que el factor de protección mínimo ya ha de ser superior a 30 y resistente al agua y que hay que ponérsela 30 minutos antes de la exposición al sol, sin olvidar algunas zonas donde con frecuencia aparecen quemaduras:

  • Manos
  • Cuello y nuca
  • Pies
  • Orejas

A partir de los 7 meses, se reduce la mayor parte de los inconvenientes y ya la piel se puede exponer moderadamente con protección solar. La mejor hora para ir a la playa está comprendida entre la franja de las 9 hasta las 12 de la mañana, o bien, a partir de las 18h en caso de horario de tarde. Si el niño decide jugar tumbado por la arena, siempre bajo la sombra de un toldo, tienda o sombrilla. De todas formas, la vigilancia debe ser constante ya no sólo por el sol, sino por tragar arena, piedras o tocar cualquier producto que tenga a mano, además de mantener una distancia prudencial con la orilla del mar.

En esta edad, gorrita e incluso unas gafas de sol van muy bien ya que la propia arena refleja la luz de sol pudiendo causar daños en la córnea, aunque con establecer tiempos límites de sol y sombra ya es suficiente. Nadie quiere llevarse un mal recuerdo de la playa, sino hay que convertirlo en una experiencia positiva y de descubrimiento. Por tanto, juguetes como la pala, el rastrillo o un cubo van a ser los protagonista de un gran día de verano.

Deja tu comentario "Cuándo llevar a un bebé a la playa o piscina"