Anomalías y Riesgo de Aborto Espontáneo

Sin comentarios 1030 visitas

Riesgo de abortoDurante la gestación, la patología más asociada durante la adolescencia es el riesgo de aborto espontáneo junto con otras como la rotura prematura de la bolsa amniótica, infección urinaria, anemía, parto prematuro o parto con bebés de bajo peso.

Quedarse embarazada con 15 o 16 años, puede tener diversas complicaciones además de las descritas anteriormente ya que existe la posibilidad de padecer un parto distócico ya que hay una desproporción entre el tamaño del feto y el de la pelvis materna que está por desarrollar en la mayoría de los casos. Es por ello que la mortalidad fetal tiene mayor riesgo en este grupo de mujeres (15-20 años) que no en el de mujeres con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años.

Además de todo esto, si la gestación y el parto transcurren de forma natural, puede que la educación y el desarrollo del hijo representen una dificultad a tener en cuenta en estas edades, puesto que vivimos en una sociedad todavía intolerante para los casos de embarazo en la adolescencia.

La mortalidad materna también es un riesgo en mujeres a partir de 35 años si se compara con los grupos de edades entre los 20 y 25 años. A partir de esta edad también aumenta el riesgo de malformaciones fetales y la existencia de retraso mental en el bebé ya que aumentan las trisomías cromosómicas (si afecta al cromosoma 21 originará el Sindrome de Down, si afecta al 18 originará el Síndrome de Edwards y si afecta al 13 originará el Sindrome de Patau).



El máximo de probabilidad para que un bebé adquiera el sñindrome de Down son madres que tienen hijos a partir de los 45 años. En cambio, el riesgo a que aparezca un segundo hijo dependerá de la normalidad cromosómica de los padres. El síndrome de Edwards es debido a un exceso en el par cromosómico 18 y, además de malformaciones, es causante de retraso mental casi en el 50% de los casos. El síndrome de Patau es el que tiene el pronóstico más malo ya que el bebé apenas sobrevive al primer mes de vida.

Si la edad de la madre es avanzada (40-50 años) también pueden darse otros síntomas de anomalías cromosómicas como el de síndrome Klinefelter, el síndrome XXX o el síndrome de Turner. También cade decir, que el número de embarazos modifica el riesgo a padecer algunas de estas anomalías, pues la mortalidad y la morbilidad suelen ser menores en el segundo hijo que en los restantes. El intérvalo o tiempo entre gestaciones (tiempo en tener un hijo y otro) también condiciona estos riesgos. Por ejemplo, si se concibe en un período corto de tiempo (<1 año) aumenta el riesgo de padecer un parto prematuro o que el bebé nazca con bajo peso. La explicación se debe a que el aparato genital de la mujer todavia no funciona correctamente desde el anterior parto y el organismo todavía no está recuperado de los cambios y tiene déficits que no podrá abarcar ante la llegada de un segundo bebé.

Deja tu comentario "Anomalías y Riesgo de Aborto Espontáneo"