20 Consejos imprescindibles sobre la Leche Materna

lactancia materna y leche maternaCuando nace el bebé y se expulsa por fin la placenta,  se inicia la producción de hormonas que estimulan la lactancia materna. Esta acción se ve favorecida aún más cuando el bebé, por su propio reflejo instintivo,  empieza a succionar ya que se inicia la secreción masiva de prolactina (encargada de aumentar la producción de leche en el tejido glandular) y de oxitocina (encargada de contraer la musculatura de tus senos para que la leche fluya correctamente).

A pesar de ello, existen casos en los que la leche es capaz de producirse semanas antes del parto. Por ello, no hay que preocuparse en un principio.

La leche se produce en el tejido glandular y se distribuye por los conductos lácteos hasta llegar a la zona del pezón, dónde sale a través de 9 orificios muy próximos en forma de pequeños chorros.

La lactancia materna es uno de los temas más controvertidos cuando ya ha nacido tu bebé ya que existe mucha información contradictoria acerca de las ventajas e inconvenientes de alimentar al recién nacido con la leche propia de la madre.



A pesar de que prácticamente todas las mujeres pueden dar el pecho a su bebé, pueden aparecer una serie de dificultades que impiden una buena relación de lactancia entre madre e hijo.

A continuación, te mostramos una serie de consejos y mitos que debes tener en cuenta sobre la lactancia y todo lo referente a dar de pecho:

Cosas sobre la lactancia que NO son ciertas:

  • Hay que dar el pecho durante 2 años (la OMS recomienda lactancia exclusiva durante 6 meses solamente, y después alargar hasta los 2 años pero parcialmente, o sea, combinando la alimentación).
  • El tamaño de los senos tiene relación con la cantidad de leche que se puede llegar a producir (esto no es cierto).
  • La forma de los pezones o de los pechos impide que se produzca la lactancia (no es cierto, aunque en el caso de los pezones pueden usarse pezoneras o formadores de pezones meses antes del parto).
  • Se debe preparar los pezones o los pechos para la lactancia (no, las hormonas ya se encargan de ello). Por el contrario, si se recomienda el masaje de pecho para mejorar la salida de la leche (hay que destensarlo y prevenir la mastitis).
  • Las horas de la toma de leche están marcadas (no, será el bebé el que pida su ración según lo vaya necesitando. Nunca hay que obligarlo).
  • Hay que dar mucha leche desde el principio, sino algo falla (el primer día del bebé requiere menos de 5 ml, puesto que es la capacidad máxima que alberga su estómago, y eso es lo que saldrá del pecho: poca leche).
  • No hay que darle el calostro (el calostro es la leche amarillenta y espesa que sale primeramente tras el parto. Su aportación al bebé es vital ya que contiene una gran cantidad de anticuerpos -efecto vacuna- y factores de crecimiento. Además, ayuda a desarrollar el aparato digestivo del bebé).
  • Para dar más leche al bebé, hay que adoptar una postura que haga inclinarnos hacia él (falso, ya que es un posición que causa tensión).
  • Debe ser la madre la que de el primer biberón (se recomienda que sea el padre las primeras tomas ya que el bebé tiene el olfato muy desarrollado y asocia a la madre con el pecho: su principal fuente de alimento. Cuando no la encuentre, pasará a una segunda fuente, la del biberón).
  • Para descongelar más rápido la leche extraída y almacenada, se puede calentar directamente (el proceso es incorrecto, ya que debe pasar primero por la nevera hasta que quede completamente descongelada).

Cosas sobre la lactancia que SÍ son ciertas:

  • Los pechos aumentan de tamaño y de peso (lo hace realmente el tejido glándular, proporcionando incluso 2 tallas extra).
  • La leche materna es el mejor alimento para el bebé (cubre todas sus necesidades durante su crecimiento tanto en composición como en suministro, y favorece el contacto coroporal madre-bebé).
  • Si se vacía el pecho se estimula aún más la producción de leche.
  • La leche materna protege al bebé de infecciones, riesgo de alergias y obesidad.
  • Dar el pecho hace que el útero se contraiga más rápido tras el parto y reduce el riesgo de osteoporosis de la madre, además de prevenir ciertos tipos de cáncer.
  • Si se da el pecho más seguido, más leche se produce.
  • La densidad de la leche cambia con el tiempo (es cierto, ya que disminuye la cantidad de proteínas y anticuerpos. Es normal que parezca más aguda y más clara).
  • Si se produce mucha tensión por acúmulo de leche, ésta se puede extraer manualmente sin ayuda de sacaleches.
  • La leche materna se puede extraer, congelar, descongelar y calentar posteriormente sin perder sus propiedades.
  • Si se extrae leche varias veces al día hay que almacenarla en diferentes bolsas o envases cuando se metan en la nevera.
  • La leche se conserva en la nevera óptimamente a 4ºC- 4.5ºC durante 3 días y medio.

Esperamos haberte resuelto algunas de tus dudas pendientes y si te ha gustado el artículo, compártelo con quién creas que lo puede necesitar.

Deja tu comentario "20 Consejos imprescindibles sobre la Leche Materna"